Las 5 mejores linternas frontales: Guía y comparativa

Las linternas LED frontales son básicamente focos LED que se colocan en la frente del usuario y permiten mantener libres las manos para la realización de cualquier actividad.

Este tipo de iluminación se viene utilizando desde hace ya mucho años, aunque su uso fue muy popularizado primeramente por mineros o en trabajos subterráneos como la espeleología.

En la actualidad, dadas las ventajas que ofrecen los LEDs, se vienen utilizando en muchas otras actividades, especialmente en actividades deportivas nocturnas por montaña, desde el camping hasta la escalada, pasando por el running, trekking o el trail y en la pesca. Veamos algunos ejemplos de lámparas frontales, así como, los criterios para la elección de una linterna frontal.

Los 5 mejores frontales potentes de 2019

La clasificación de “mejor frontal” está muy reñida, son bastantes los ejemplares que podríamos reseñar, pero el espacio sólo permite fijar nuestra atención en 5 de ellos.

1. Frontal Petzl E95 HNE 

Esta linterna frontal, introducida en octubre de 2016, todavía sigue en primeras posiciones respecto al resto de frontales.

Con un peso de 115 gramos, está dotada con un máximo de 300 lúmenes (110 m de alcance) que se alimentan con una batería recargable de ión litio de 1800 mAh o con una petaca para 3 pilas AAA (no incluida). Esta petaca es compatible con cualquier tipo de pila (alcalinas, Ni-MH y Litio)

La duración de la batería depende del modo de funcionamiento elegido. Es de 2 horas (200 lúmenes a 90 metros en modo Constant Light), o 15 horas (30 lúmenes a 35 metros en modo Reactive Lighting).

En modo Reactive Lighting, el rendimiento de la batería a 300 lúmenes (110 m.) es de 2 horas y 50 minutos.
La tecnología “Reactive Lighting” permite la variación automática de la intensidad de la luz según la situación ya que es capaz de adaptarse a las condiciones lumínicas, evitando deslumbramientos. Tiene iluminación roja continua o intermitente.

La gestión del haz de luz es muy diversa, pudiendo activar y crear perfiles según la actividad para la que se utilice. Para una mejor gestión del uso, se puede conectar a la aplicación para el teléfono móvil. Ofrece una garantía de 3 años para la linterna y de 1 año para la batería y tiene certificación IPX4.

2. Linterna de cabeza Led Lenser H7R.2

Esta LED frontal es el resultado de la mejora de la H7R. Contamos con 300 lúmenes y un alcance de 160 metros, todo ello con un peso de 165 gramos.

La potencia lumínica es regulable desde un mínimo de 20 lúmenes hasta los 300 lúmenes. El alcance del haz oscila entre 50 y 160 metros. La duración de las baterías está en el rango de 30 horas, máximo, y 4 horas, mínimo.


El sistema de iluminación cuenta con el proyector y la lente integrados, lo que permite una iluminación potente y uniforme en cualquier posición del foco.

La energía es suministrada por una batería recargable de ión-Li (incluida) recargable mediante USB. Uno de sus puntos fuertes es la variación manual del foco.

Esta lámpara frontal está dotada de dos conmutadores: Frontal, para el encendido de la lámpara, y Posterior, para establecer las funciones de trabajo. En el mando posterior está integrada un indicador rojo de presencia.

El sistema tiene una garantía de 5 años, ampliable a 7 años, y una certificación IPX6, lo cual nos indica una considerable durabilidad de la lámpara frontal.

3. Linterna frontal Petzl Actik

Con un peso de 92 gramos, esta linterna LED frontal con dos haces luminosos (amplio y mixto) rinde de 5 a 300 lúmenes, con autonomías que oscilan entre las 250 horas (5 lúmenes a 10 metros) y las 60 horas (300 lúmenes a 90 metros). Permite la iluminación roja para conservar la visión nocturna sin deslumbramientos.

Está construida en un solo cuerpo en el que se incluye el receptáculo para las pilas.
Se alimenta con 3 pilas AAA alcalinas (incluidas), Ni-MH o ión-Li y es compatible con la B CORE (no incluida) de ión-Li (1.250 mAh).

Tiene garantía de 5 años y certificación IPX4. Este frontal de luz LED es adecuado para running, excursionismo y vivac.

4. Frontal running Black Diamond Cosmo 

Esta lampara LED frontal tiene un peso de 86 gramos (con pilas).

Dispone de 3 LEDs: un LED de triple potencia, un LED de doble potencia y un LED de luz roja. Alcanza los 200 lúmenes con los LEDs de triple y doble potencia. La luz roja nocturna tiene regulador de potencia y modo estroboscópico.

Su alcance se sitúa entre los 12 y los 65 metros y la duración de las baterías está entre las 180 y las 45 horas, en los modos de potencia mínima y máxima respectivamente.

Se alimenta con 3 pilas AAA (alcalinas, Ni-MH o ión-Li) . Tiene garantía de 1 año y certificación IPX8. El uso de este frontal LED está recomendado para escalada, nieve, trekking y trail.

5. Frontal trail running Silva 3X

La Silva Trail Runner 3X es una actualización de la Silva Trail Runner 3. La diferencia está en la fuente de alimentación; la 3X tiene batería recargable y la 3 tiene un pack de pilas.

Es una lámpara frontal de dos cuerpos: la fuente de luz y las baterías. El peso es: 45 gramosla fuente de luz y 72 gramos la petaca de baterías. La petaca de baterías se puede colgar en la parte posterior de la cabeza, o bien, se puede llevar en el bolsillo.

Está dotada de 3 LEDs: 2 blancos y un rojo/verde. La potencia luminosa máxima es de 250 lúmenes. La potencia máxima es de 250 lúmenes, con un alcance de 65 metros. La potencia mínima es de 50 lúmenes y un alcance de 20 metros.

La batería recargable rinde 3,6 V y 1.800 mAh. Tiene una duración de: 6 horas a potencia máxima, 20 horas a potencia mínima o de 30 horas en modo flash (modo de indicación de posición). La recarga de la batería de la lámpara 3X dura 4 horas mediante USB. El modelo 3 puede utilizar cualquier tipo de pila de tamaño AAA (desechable, Ni-MH o ión-Li).

Está dotada de tecnología Silva Intelligent Light® que ofrece una iluminación de ángulo amplio y de profundidad simultáneamente. El fabricante ofrece una garantía de 2 años y certificado IPX5.

La mejor linterna de cabeza calidad precio

Los fabricantes de linternas LED de China están acostumbrados a ofrecer productos de muy alta potencia a precios realmente bajos. Salvo contados fabricantes, la información sobre las especificaciones de sus productos es muy escasa, si no, nula. Así que la calidad de los productos no parece ser demasiado elevada. Ahora bien, dado el precio que tienen despiertan gran interés.

Victsing linterna frontal led

Esta lámpara frontal ofrece unas prestaciones luminosas muy potentes en relación con el precio.
Su arquitectura es de dos cuerpos: foco luminoso delantero y petaca posterior para la batería. La cinta ofrece buena sujeción al estar dotada de cintas de contorno y superior.

El foco luminoso está formado por tres elementos luminosos que rinden hasta 6.000 lúmenes (sí, 6.000 has leído bien) con una profundidad máxima de 400 metros. Ofrece 4 modos de iluminación.

La alimentación es por baterías recargables de ión-Li, de 2.000 mAh (incluidas). Las baterías son del modelo 18650 (65 mm de longitud).

La recarga es mediante USB (no incluido). Su autonomía es de 3 horas a potencia máxima y de 8 horas a potencia mínima. El precio de la linterna es bastante barato para su calidad. Apta para senderismo y montaña, no tanto para correr y hacer running. Por último, concluir que el fabricante en este caso no ofrece información sobre especificaciones, ni certificado IPX.

Consejos para comprar el mejor frontal LED recargable

Si estás pensando en adquirir una de estas linternas, te recomendamos que previamente le eches un vistazo a algunos de los consejos que te presentamos a continuación ya que podrán servirte de gran ayuda en tu elección.

Usos

Antes de lanzarse a la compra de un frontal LED hay que delimitar el uso que se le va a dar, para reconocer las características específicas del frontal y hacer una compra más adecuada.

  • Bicicleta. Cuando nos movemos por un camino o ascendemos un desnivel, necesitamos iluminar a distancia, por lo que el alcance de la luz es importante.
  • Senderismo. En este caso, además de iluminar el recorrido nos puede resultar de interés disponer de un modo de baja intensidad de luz, e incluso la posibilidad de un foco de luz roja para acostumbrarnos a la visión nocturna.
  • Running y trail. El frontal para correr debe ser ligero y con un buen ajuste a la cabeza.
  • Escalada, espeleología o trekking. Estas actividades de intensidad requieren de frontales que sean resistentes al agua; luminosos con potencia y ángulo de emisión variable. Si, además, tienen un modo de alta potencia con regulación electrónica, es un plus importante.
  • Actividades realizadas en vías con circulación (incluso en situaciones de emergencia). Al correr o andar en bicicleta por vías con circulación, es conveniente indicar la presencia con una luz roja estroboscópica.
  • En actividades en zonas frías. Con el frío es necesario utilizar guantes. Cuando usamos guantes, el control de encendido y regulación del frontal LED debe ser tipo botón de fácil manejo.
  •  En actividades profesionales. Las lámparas de minero o las de espeleología, por ejemplo, deben ser de alta resistencia, con el adecuado certificado IPX; deben ofrecer una buena autonomía y, por razones de seguridad, estar provistas de un localizador estroboscópico.
  • En actividades que requieren tener las manos libres e iluminación del área de trabajo, una lámpara LED de cabeza sencilla, ligera y de potencia regulable, puede ser la mejor opción.

Tamaño y peso

Estos dos aspectos dependen básicamente de la autonomía de la que queremos disfrutar.

El soporte de los LEDS apenas ocupa espacio y es muy ligero. El nudo gordiano está en el receptáculo para las baterías. Una frontal de luz LED estándar tiene un peso de unos 100-130 gramos con baterías.

Si queremos una lámpara frontal con un proyector de luz pequeño, la lámpara debe ir acompañada de una petaca para baterías externa. Si buscamos una linterna para la cabeza con una mayor autonomía o potencia, ésta debe incluir más baterías, lo que significa mayor tamaño y peso.

Con respecto a las petacas externas hay multitud de opiniones, tanto favorables, como desfavorables. Más adelante, en al apartado “Confortabilidad y diseño” os ofreceremos nuestro punto de vista.

Potencia y alcance.

Una mayor potencia no indica una mejor calidad. La clave de la iluminación radica en la calidad del patrón de iluminación. Lámparas frontales con la misma potencia luminosa pueden tener distintos patrones de iluminación dependiendo de la calidad óptica de las lentes. Más que en la potencia luminosa deberíamos fijarnos en el alcance y en la variedad de patrones de iluminación que presente.

La calidad de la luz emitida puede ser diferente según la calidad de la lente y del reflector. Lo ideal sería que la luz emitida sea uniforme en toda la superficie iluminada.

Batería recargable

¿Cuánto vamos a utilizar la lámpara de cabeza? La respuesta es importante por razones económicas y ecológicas.

Para un uso intenso de la lámpara frontal es recomendable utilizar baterías recargables. Hay modelos que, o bien, ofrecen una batería recargable que encaja en el compartimento para las pilas, o bien, podemos utilizar baterías recargables. En este caso, el uso de las baterías recargables supondrá un ahorro importante de dinero.

Sin embargo, para un uso ocasional, es mejor utilizar baterías desechables o baterías recargables de Ión-Li, si la linterna frontal las admite, que conservan mejor la carga eléctrica cuando no se usan.

Si, en cualquier caso, preferimos el uso de baterías recargables, debemos comprobar que la linterna de cabeza permita el uso de baterías de Ión-Li, admiten más carga que otras baterías recargables.

Confortabilidad y diseño.

Un elemento importante de este aspecto es el uso de la petaca de pilas o fuente de alimentación externa. Para actividades como el running o el trekking con una luz frontal de 130 gramos en la frente, como la masa se concentra en un punto, el cabeceo de la lámpara actúa sobre la frente con mayor intensidad.

Con otra con el peso repartido entre la frente y la parte posterior de la cabeza, como la masa está repartida en posiciones opuestas, el cabeceo es menos intenso sobre la frente.

El diseño de las cintas de sujeción es importante. Si la actividad es intensa, además de las cintas horizontales, la luz frontal debería contar con una tercera cinta que pase por la parte superior de la cabeza.

Certificación IP

Podemos hacernos una idea de la durabilidad de la linterna prestando atención a la certificación IP. A partir de la certificación IPX4, la durabilidad de la frontal está asegurada.

En las actividades al aire libre, los cambios climáticos son inesperados, así que conviene dotarse de una linterna de cabeza que resista, como mínimo, la lluvia.

La certificación IPX4 asegura que la linterna puede operar bajo la lluvia. La IPX5, indica resistencia a chorros de agua en cualquier dirección. La IPX6, puede funcionar bajo chorros de agua a presión. Un código IPX7, significa que es a prueba de agua hasta una profundidad de 1 metro. Finalmente, el IPX8 es resistente al agua a profundidad superior a 1 metro.

Estas indicaciones son orientativas y dependen del presupuesto que queramos dedicar a la compra de nuestra luz LED frontal y de los gustos personales.

Si no has encontrado lo que buscabas, echa un vistazo en…

luces bicicleta
linternas led potentes
linternas buceo
linternas tacticas policiales
linternas de colores